NUESTRA MISIÓN

“Evangelizar a un hombre es decirle: “Tú también eres amado de Dios en el Señor Jesús.” Y no sólo decírselo, sino pensarlo realmente. Y no sólo pensarlo, sino portarse con ese hombre de tal manera que sienta y descubra que hay en él algo de salvado, algo más grande y más noble de lo que él pensaba, y que se despierte así a una nueva conciencia de sí. Eso es anunciarle la Buena Nueva y eso no podemos hacerlo más que ofreciéndole nuestra amistad; una amistad real, desinteresada, sin condescendencia, hecha de confianza y de estimas profundas. Es preciso ir hacia los hombres. La tarea es delicada” (Sabiduría de un pobre, Eloi Leclerc)

PASTORES

«Ustedes, queridos jóvenes, ustedes son el presente. No son el futuro, ustedes, jóvenes son el ahora de Dios».

Papa Francisco

v

Testimonios

Recuerdo mi estancia en el colegio como la etapa más feliz y más bonita de mi infancia. Crecí rodeada de amigos, profesores y de unos valores fundamentales que después de muchos años me han ayudado a desarrollarme como persona y siguen siendo mi base. Por mucho tiempo que pase, siempre que vuelvo me siento como en casa y eso, es una gran suerte que no todo el mundo puede tener.

Diez años llevo ya en el colegio, y cada vez veo más cerca el día en que lo tendré que dejar atrás. Ha marcado una gran etapa en mi vida: mis compañeros, mis profesores, mis mejores amigos… Muchos grandes recuerdos de risas y alegrías. Y sobre todo, la gran educación que te inculca. Mi colegio cuenta con un Coro Franciscano, al que me siento orgullosa de formar parte y una comunidad de Paz y Bien, con Convivencias y tardes de los viernes pasándolo en grande. Cada año, ese emotivo Encuentro de Coros en el que conoces a gente de Marchena, Antequera y Osuna y disfrutas con tus compañeros cantando al son de la música bajo la mirada de Madre Carmen. Pero más que mirar el futuro cuando ya no esté en el colegio o quedarme en el recuerdo del pasado, prefiero disfrutar mi presente en nuestro maravilloso colegio. Decía San Francisco de Asís: “Mi pasado ya no me preocupa; pertenece a la Misericordia Divina. Mi futuro no me preocupa todavía; pertenece a la Providencia Divina. Lo que me preocupa y me exige es el hoy, que pertenece a la gracia de Dios y a la entrega de mi corazón, de mi buena voluntad.”

Soy Óscar y llevo dos años en el Colegio Inmaculada Concepción y las actividades de pastoral de este me gustan mucho. Hacemos distintas actividades como el Rosario de la Aurora, Eucaristías de algunos días importantes para la Iglesia y también, en el mes de mayo, rezamos todo el colegio delante de la Virgen.

Creo que estas actividades de pastoral hay que vivirlas espiritualmente porque son muy bonitas y te dan paz.

Sin duda creo que este colegio es muy importante para mí porque me recuerda todos los días que soy cristiano y eso me gusta porque siento que tengo a alguien que me apoya pase lo que pase

Contáctanos

 

Teléfono: 957 643 669

Email: pastores@inmaculadaconcepcion.org

 

X