Seleccionar página

Celebramos hoy, primer domingo después de Pascua, la fiesta de la Divina Misericordia.

En el año 2000, durante la canonización de Santa Faustina, Juan Pablo II instituyó la fiesta de la Divina Misericordia para la Iglesia del mundo. La elección del primer domingo después de Pascua como fiesta de la misericordia tiene su propio y profundo significado teológico, el cual indica un fuerte vínculo entre el misterio pascual de la Redención y el misterio de la Misericordia de Dios. La fiesta no sólo es un día de especial adoración a Dios en el misterio de la misericordia, sino que es un tiempo de gracia para todas las personas.

Acerquémonos a Jesús y toquemos sus llagas en nuestros hermanos. Las llagas de Jesús son un tesoro, de ahí surge la misericordia. Seamos valientes y toquemos las llagas de Jesús. Con esas llagas Él está ante el Padre e intercede por nosotros ante el Padre. 

¿Cómo podemos celebrar hoy esta fiesta?

Aunque no podemos salir de casa, os proponemos una sencilla forma de celebrar esta fiesta:

  1. “Ir” a misa por televisión, redes sociales, radio… hay muchas opciones y, aunque no podemos comulgar físicamente, podemos hacer comunión espiritual.

  1. Rezar la Coronilla de la Divina Misericordia. https://www.ladivinamisericordia.org/QD/coronilla.php

Finalmente os dejamos con versión caribeña del Himno de la Jornada Mundial de la Juventud Cracovia 2016: BIENAVENTURADOS LOS MISERICORDIOSOS

X