¡Paz y Bien!

Corazón de María, espejo de todas las perfecciones divinas
Tú eres la humilde sierva que se humilló y se abandonó en las manos del Padre para que tuviera de ti y en ti muchas maravillas. Eres el espejo por donde el Señor nos da a conocer su amor y sus cuidados de Madre.
A ti Madre, Corazón de corazones, que siempre uniste tu alma a la de tu Hijo, a ti venimos hoy para poner ante tu presencia nuestras vidas para que las purifiques y las presentes ante tu Hijo y podamos, de esa manera, reflejar la bondad y la
misericordia de nuestro Dios y ya no ser nosotros mismos, sino Él quien viva en nuestro interior y llegar a ser algún día reflejo perfecto de su amor a los hombres.

Haz clic en la imagen 👇🏼

X